lunes, 26 de diciembre de 2011

Arqueologia Romana en Íllora

Museo Arqueológico y Etnológico de Granada

Descripción:
Estela rectangular, de piedra de superficie grosera y sin adornos. La parte superior está tallada en forma semicircular por delante y tiene forma rectangular por detrás. A ambos lados se aprecia una escotadura central que deja dos salientes que no sabemos para que se hicieron, tal vez, para empotrarla en un muro o colocarla junto al sepulcro. Sólo se conserva el de la derecha. Lleva zócalo sin desbastar por estar destinada a hincarse en la tierra. Por detrás lleva una amplia canaladura transversal. El área destinada al texto se ha rebajado de la superficie y está delimitada por una cartela rectangular, con moldura de bisel, situada en el tercio superior de la estela.Inscripciones/Leyendas Tercio superior de la cara externa, Incisión, capital actuaria, Latín, funerario
(Annia Rústica, hija de Cayo, de 22 años de edad, aquí está enterrada. Sea para tí la tierra ligera) [Las letras son capitales actuarias, torpes y de mal estilo, pero claras, de 6,6 a 5 cm., menos la última línea con tan sólo 2 cm; para la puntuación alternan puntos cuadrangulares con triangulares y se conservan también las líneas guía. 

Contexto Cultural/Estilo:  Alto Imperio Romano
Lugar de Procedencia:     El Caserón, Illora, Granada)
Hallazgo casual, Duque de Wellington y Ciudad Rodrigo.
[El lugar llamado El Caserón está cerca del Molino del Rey, situado éste a su vez en la Vega de Obeila.]

Clasificación Razonada El epitafio Annia Rustica es curioso por estar duplicado. Esta lápida apareció en un contexto arqueológico consistente en un sepulcro en forma de edícula, junto con otras dos, una posiblemente de su padre C. Iunius Severus y otra, que repite el mismo texto epigráfico que ésta, aunque con ligeras variantes de lectura. Esto ha llevado a L. Fernández Fuster a considerar a esta segunda como una falsificación de la anterior. Sin embargo, nosotros, tras analizar ambas lápidas y, teniendo en cuenta el lugar y las circunstancias del hallazgo, así como las características formales y epigráficas de las mismas, creemos que se trata de dos estelas funerarias diferentes y auténticas, escritas en la misma época y por la misma mano, dedicadas a la misma persona. De ambas, ésta que comentamos en primer lugar, se debió esculpir posteriormente, con la simple intención, por parte del lapicida, de perfeccionar el texto que había grabado anteriormente.Tal vez sólo por su afán de perfeccionismo. Nos ha llevado a esta conclusión, aparte de lo anteriormente reseñado, el hecho de que esta lápida posee los caracteres del texto epigráfico mejor confeccionados, más precisos y mejor distribuidos.También el contexto arqueológico en que aparecen ambas lápidas, un sepulcro, probablemente familiar, en forma de edícula, que avala que sus dueños debían ser económicamente fuertes, como para permitirse el lujo de repetir una estela que no era de su total agrado. Por lo que respecta a la onomástica utilizada, el nomen Annia es muy frecuente en la onomástica primitiva de Hispania, de la Tarraconense y de la Bética. El cognomen Rustica es también típicamente latino y hace referencia a defectos de tipo moral o, incluso, a la condición de aldeano o de campesino, que es lo que debía ser, con toda seguridad, la familia de Annia Rústica, que, probablemente, viviría en una villa romana. Por el tipo de letra y las fórmulas utilizadas puede datarse en el siglo II; para Stylow podría ser de la época de los Severos.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

De Alomartes a New York: Aceite de Oliva.

Esta es la portada del Libro "Menú del Día", escrito por el gastrónomo y periodista ROHAN DALT, que se ha editado en la ciudad de Nueva York y distribuido a las librerías de Estados Unidos.


En el mismo podemos encontrar una receta de cocina típica granadina como es el Remojón. Ensalada de Patata con cebolleta,  Naranja, bacalao, granos de granada y aceitunas negras que tiene como ingrediente básico el Aceite de Oliva Virgen Extra.


Para poner esta receta en el libro DALT recurrió a dos de los mejores restauradores de Granada:  Antonio Torres y Luis Oruezábal, dueños del Restaurante Chiquito en pleno centro de la Capital. Estos recomendaron al autor que la calidad del Aceite debía ser extraordinaria y en ningún lugar lo encuentran mejor que el que se recomienda en el libro:

Y aquí va la receta, por cierto que muy próxima a la original que hacia mi suegra y la Abuela de mi mujer que era natural de Íllora y vivió en el Cortijo de La Loma de Taura.