jueves, 17 de julio de 2014

Fernando Marin Chaves, su pintura en Alomartes.

Las vistas paisajísticas de Granada por parte de los pintores románticos son un tema recurrente: la Alhambra, la vega, los barrios del Sacromonte y el Albaicín. Sin embargo, encontrar un paisaje pictórico anterior al siglo XIX no es tarea fácil. El Museo de Bellas Artes ha conseguido superar esta barrera e incorporar hasta septiembre en su colección una Vista de Granada desde la Fuente del Avellano de 1798, obra del pintor y académico granadino Fernando Marín Chaves.








Fernando Marín Chaves fue miembro de la Escuela Granadina de Pintura. En sus comienzos, su estilo se asimilaba al barroco andaluz, aunque poco a poco se especializa en cuadros religiosos con los que decoró muchas de iglesias granadinas, situadas en Santa Fé, Cájar, Algarinejo, Alomartes o Berja, además de otros templos como la Colegial de Baza o la Catedral de Guadix.