jueves, 9 de octubre de 2014

De Parapanda a California... el drama de la emigración.

El 5 de Junio de 1917, llego a la ciudad de San Francisco en California un habitante de Íllora... Francisco Cantero Vega, de 24 años de edad, emigro a esas tierras buscando su sustento casi como ocurre hoy. 
Pertenecía a una familia de jornaleros que vivían en varias localidades del municipio y especialmente cerca de Escoznar. Allí tenia unos sobrinos que fallecieron en la Guerra Civil... pero esa es otra historia.

Esta es la ficha de llegada al Puerto de San Francisco, camino de la localidad de Vacaville...




miércoles, 8 de octubre de 2014

Juicio contra los guardas de la finca del duque de Wellington

El juzgado de lo Penal 3 de Granada ha aplazado hasta el próximo 16 de octubre el juicio previsto para hoy contra dos guardas de la finca del duque de Wellington en Íllora acusados de lesionar a un agricultor al que encontraron recogiendo setas, denunciado también por el intercambio de golpes.
La falta de un testigo de la acusación particular ha forzado el aplazamiento del juicio previsto para hoy, que se retomará el próximo 16 de octubre para depurar las responsabilidades penales de los tres acusados, aunque la Fiscalía sólo actúa contra uno de ellos.
Los hechos sucedieron la tarde del 18 de noviembre de 2012 cuando los guardas encontraron dentro de la finca propiedad del duque de Wellington en Íllora a un agricultor, Juan Manuel V., recogiendo setas.
Los responsables de la seguridad de la finca, José R. y Ramón G., le reprocharon su actitud y comenzó un intercambio de voces y agresiones, lo que provocó una primera denuncia del agricultor, que también fue denunciado por los guardas por lesiones.
La Fiscalía ha calificado los hechos como un delito de lesiones cometido por uno de los guardas, que provocó una fractura en la nariz, lesiones en la mano y en una costilla al agricultor, por lo que ha solicitado la pena de nueve meses de cárcel y el pago de una indemnización.
La acusación particular acusó también al segundo guarda de la finca y ha interesado una condena de dos años de prisión para cada uno de ellos y el pago de una indemnización al agricultor, que se enfrenta también al pago de una multa y una indemnización por las lesiones que provocó durante la trifulca.